Cantabria, mi segundo lugar favorito en el mundo. Con Ana Sara y Héctor hicimos mucho más que una postboda. Nos reímos, nos divertimos, paseamos, vimos un atardecer como pocos, casi casi… ¡hasta nos bañamos! Pero, sobre todo, nos convertimos en grandes amigos, de los que duran por mucho.

Gracias chicos, repetiría una y mil veces!


error: El contenido está protegido