Ya sé que parece que siempre digo lo mismo, pero es que es verdad. En éste trabajo se necesita que exista mucha conexión entre fotógrafo y pareja, porque la realidad es que la mayoría de las parejas tienen esa especie de pánico a la cámara. Así que en la mayoría de los casos las parejas tienen un poco de miedo al momento fotos.
Eso fue exactamente lo que me no paraba de repetirme Eve: "Yo no soy fotogénica", "Yo siempre salgo mal", "Yo pongo caretos"...
Hicimos incluso una preboda para romper el hielo, que ya enseñaré más adelante porque es una maravilla total.

Por eso siempre repito lo importante que es sentirse cómodo con tú fotógrafo y por eso en mi caso, la mayoría de las veces hay tanto feeling que acabamos teniendo relaciones de amistad duraderas en el tiempo.
Evelyn y Julito son para mí... Muy especiales.
Montaron una boda y un fiestón cubano.
Una reunión de familiares y amigos llena de amor, alegría y emociones. También llena de recuerdos a quién no estaba o no pudo venir.
Disfrutaron de cada minuto. Y yo de verles vivir cada segundo a través de mi visor. Porque no hay nada que me guste más que ver a mis amigos felices casarse, y quererse, y bailarse, y besarse, y todas las cosas que acaban en -se.
Al final... Eve tuvo que admitir que fotogénica sí es. Y yo no paro de sonreír cada vez que la veo brillar.

error: El contenido está protegido